Dolor pélvico embarazo

El dolor pélvico durante el embarazo es un concepto muy amplio. Hace referencia a aquel dolor localizado en la región pélvica durante cualquier momento de la gestación. Sus causas pueden ser muy variables: según la fase de la gestación y la sintomatología, podremos sospechar un origen u otro. Lo primordial es consultar a tu ginecólogo para descartar que se deba a causas obstétricas o ginecológicas, o a problemas médicos que requieran atención prioritaria.

dolorpelvicoembarazo/

En un elevado porcentaje de casos, el dolor pélvico durante el embarazo es de origen osteoarticular y está relacionado con las modificaciones que se producen en el cuerpo de la mujer: los cambios hormonales, la distensión en músculos y ligamentos, y el aumento de volumen y peso.

Todo esto puede provocar modificaciones en la estática pelviana y alteraciones en el funcionamiento del anillo pélvico. Este anillo es una estructura compleja, en la que participan distintas articulaciones. Según la zona de afectación y el mecanismo del dolor, éste puede localizarse en la parte anterior (sínfisis del pubis), en la región lumbar baja, en la zona perineal (en la vulva o el ano) o incluso irradiar hacia los miembros inferiores.

Cualquier dolor pélvico durante el embarazo, que sea persistente debería ser valorado por el ginecólogo. Una vez descartadas causas médicas, es recomendable la valoración por un médico rehabilitador, con el objetivo de hacer este dolor menos invalidante. La respuesta al tratamiento suele ser favorable: en la mayor parte de los casos se obtiene una mejoría evidente realizando una corrección postural, tratamiento manual y con una tabla de ejercicios flexibilizantes y de potenciación muscular. Y si has dado a luz y continuas con dolor pélvico que comenzó en el embarazo también debes solicitar valoración por un especialista, porque también se obtienen resultados excelentes tras el tratamiento.

Dolor pélvico postparto

Durante el embarazo y el proceso de parto, el cuerpo sufre todo tipo de cambios que, en ocasiones, se pueden traducir en patologías que es necesario tratar. El dolor pélvico postparto es un problema muy común en mujeres que han dado a luz recientemente, produciendo dolores en la zona pélvica.

dolorpelvicoposparto/

Un dolor persistente en esta zona puede llegar a convertirse en un dolor pélvico postpartocrónico, influyendo de manera decisiva en la calidad de vida de la paciente. En nuestra clínica ponemos a disposición de nuestros pacientes, un equipo médico especializado en este tipo de casos, capaz de realizar un tratamiento adecuado y eficaz.

Dolor pélvico mujeres en edad fértil

El dolor pélvico en mujeres en edad fértil, cuando cronifica, es un reto para el médico rehabilitador. Y a la vez, una de las patologías más gratificantes si se trata correctamente desde el principio y la evolución es favorable. Es fundamental que cuando aparece el dolor pélvico en mujeres se realice una valoración completa por el especialista correspondiente, que permita diagnosticar su causa y ofrecer el tratamiento adecuado. Sin embargo, en algunas mujeres no es posible encontrar esta causa tras múltiples visitas a diversos especialistas. La falta de diagnóstico y la persistencia del dolor empeoran el cuadro.

dolorpelvicomujeresfertiles/

La dificultad en el diagnóstico radica en que en ocasiones no hay ninguna alteración objetivable en la exploración (ginecológica, digestiva o urológica), ni hallazgos relevantes en las pruebas complementarias realizadas. A veces el problema se encuentra en las estructuras osteomusculares y ligamentosasde la pelvis y el suelo pélvico. En otras ocasiones es debido a procesos de sensibilización. La falta de diagnóstico precoz puede ayudar a su cronificación.

El dolor pélvico en mujeres en edad fértil tiene el agravante de interferir en muchos casos con el deseo de tener hijos. El miedo a que el dolor persista durante el embarazo hace que éste se posponga. Lo que a su vez provoca ansiedad por el paso del tiempo.

Por estos motivos, el dolor pélvico en mujeres en edad fértil es uno de los mejores retos a los que nos enfrentamos los médicos rehabilitadores. Somos expertos en diagnosticar este tipo de patologías. Y en plantear, desde el punto de vista médico, el abordaje multidisciplinar que requieren: es decir, coordinar a los distintos especialistas que deben intervenir en el proceso. En mi consulta valoraremos tu caso con el detenimiento necesario, y realizaremos un plan de tratamiento individualizado.

Dolor pélvico en hombres

El dolor en la zona pélvica no es sólo cosa de mujeres. Al contrario, el dolor pélvico en hombres es más frecuente de lo que imaginamos. Pues se trata de un tema en ocasiones tabú, que no es manifestado abiertamente por aquéllos que lo sufren. Se relaciona sobre todo con problemas prostáticos y con patología de la musculatura del suelo pélvico.

dolorpelvicohombres/

Es fundamental que cuando aparece el dolor pélvico en hombres se realice una valoración detallada por el especialista indicado (urólogo, digestivo), que permita diagnosticar su causa y proponer un tratamiento eficaz. Sin embargo, en algunos casos no se identifica el origen del dolor, lo que retrasa la realización de un tratamiento correcto.

Cuando no se realiza un diagnóstico adecuado y no se ofrece una solución eficaz al paciente, éste comenzará a visitar a diversos especialistas. Con la esperanza de encontrar el abordaje adecuado Cuando de forma reiterada no se responde a las expectativas del paciente, es probable que al dolor se añadan manifestaciones de tipo ansioso-depresivo. Entrando en un bucle sin aparente fin.
Los síntomas van desde el dolor inguinal, abdominal bajo, en los genitales, muslos o los glúteos. En ocasiones se localiza en el pene o en el testículo. Y puede provocar dolor en momentos como la micción o la eyaculación. La dificultad en el diagnóstico diferencial radica en que en ocasiones no hay ninguna alteración objetivable en la exploración, ni hallazgos patológicos en los estudios complementarios.

Somos especialistas en tratamientos relacionados con el dolor pélvico en hombres. Evaluamos cada caso personalmente y aplicamos un tratamiento eficaz, teniendo en cuenta las características del paciente. De esta manera logramos que el dolor pélvico no se convierta en una dolencia crónica que llegue a afectar la calidad de vida de la persona que lo padece.

Contacto