Prolapso en mujeres jóvenes

El prolapso de órganos pélvicos no es un problema exclusivo de mujeres mayores. Es sorprendente el elevado número de pacientes que consultan por este motivo durante el postparto. Y es que los prolapsos en mujeres jóvenes son más frecuentes de lo que podríamos pensar.

prolapsomujeresjovenes/

Existe un prolapso cuando es posible ver alguna de las vísceras pélvicas a través de la vagina: la uretra o la vejiga de la orina, el cérvix o el útero, o el recto. En condiciones normales, estos órganos deben estar correctamente posicionados en la pelvis, sin “asomar” por la vagina. Si el tejido conectivo encargado de mantener las vísceras pélvicas en su posición está dañado, o si el suelo pélvico sobre el que éstas “se apoyan” está debilitado, es posible que la vejiga, el útero o el recto aparezcan a través de la vagina.

Parece lógico pensar que este problema es más frecuente en edades avanzadas, por el deterioro progresivo de los tejidos a lo largo de la vida. Pero también es habitual su presentación tras el parto: si al debilitamiento del suelo pélvico que tiene lugar durante el embarazo se añaden unos pujos inadecuados en el expulsivo, aumentan las probabilidades de que se altere la estática adecuada de los órganos pélvicos. Por eso no es extraño encontrar prolapsos en mujeres jóvenes.

Debido a los síntomas que provocan (molestias, infecciones de orina…), los prolapsos en mujeres jóvenes (generalmente personas laboral y físicamente activas) afectan de manera importante a su calidad de vida. Suelen provocar además una merma en la autoestima.
Si crees que tienes un prolapso no dudes en consultar a tu médico. Nosotros te ofreceremos las mejores modalidades de tratamiento conservador (no quirúrgico). Los prolapsos en fases precoces responden muy bien al tratamiento rehabilitador. Pero si progresan, es habitual que requieran cirugía.

Prolapso uterino durante el embarazo

El prolapso uterino durante el embarazo no es habitual, pero en raras ocasiones sucede. Es más frecuente en pacientes con historia previa de patología del suelo pélvico (por ejemplo, un parto previo complicado). A veces aparece en pacientes con alteraciones congénitas en el tejido conectivo: si este tejido de sostén está alterado, será más fácil que el cuello del útero protruya al ser “empujado” por el útero grávido. La obesidad y los cambios hormonales (progesterona, relaxina) también pueden favorecer el prolapso.

prolapsouterinoembarazo/

Estrecha vigilancia

El prolapso uterino durante el embarazo provoca molestias en el periné, habitualmente descritas como sensación de bulto o peso en la vagina, así como lesiones cutáneas en la mucosa prolapsada. Puede provocar además infecciones de orina o episodios de retención urinaria. Y en raros casos, podría relacionarse con partos prematuros, abortos y complicaciones infecciosas graves en la madre. Por lo que requiere una estrecha vigilancia.

El tratamiento del prolapso uterino durante el embarazo no es sencillo, y debe individualizarse en cada caso. Dependiendo de la edad gestacional, el grado de prolapso y otros factores materno-fetales. En ocasiones es necesaria una intervención quirúrgica, aunque algunos casos pueden ser tratados con éxito con medidas conservadoras. Las más importantes son una higiene minuciosa de la zona, reposo en cama según cada caso y mediante el uso de dispositivos que ayudan a mantener el útero en su posición (pesarios).

En ocasiones el prolapso uterino mejora tras el parto. Pero en aquellos casos en que éste persiste, es muy importante hacer un tratamiento de Rehabilitación de Suelo Pélvico en el postparto, para tratar de corregirlo en la medida de lo posible, y evitar que progrese y se complique. En nuestra consulta valoraremos tu caso de forma individualizada, y te ofreceremos las mejores modalidades de tratamiento.

Prolapso en hombres

No existe prolapso en hombres. Al menos no tal como lo hemos descrito en mujeres. El prolapso de órganos pélvicos implica la alteración de la posición de alguno de éstos (uretra, vejiga, útero o cérvix, o recto) que hace que “asomen” a través de la vagina, generalmente cuando el suelo pélvico está debilitado.

prolapsohombres/

La vagina hace que exista una abertura en el suelo pélvico. A través de la cual pueden asomar los órganos que están a su alrededor: su pared anterior corresponde con la uretra y la vejiga urinaria. Hacia detrás nos encontramos con el recto. Y si siguiéramos hacia dentro palparíamos al fondo, el cuello del útero

Al no existir vagina en el sexo masculino, no es posible el prolapso en hombres. Los únicos orificios que hay en su suelo pélvico son la uretra y el recto. Una patología, que se puede producir tanto en hombres como en mujeres, es el prolapso rectal a través del canal anal. A veces es únicamente mucosa, otras veces prolapsa toda la pared del recto a través del ano. Generalmente estos procesos requieren un manejo quirúrgico y el abordaje de las causas que lo provocaron.

El prolapso en hombres no es una patología que habitualmente responda a la rehabilitación, pero en nuestra clínica también somos expertos en la salud pélvica masculina. Atendemos el resto de patología de suelo pélvico que puede afectar al varón. Como la incontinencia de urgencia o de esfuerzo, las secuelas de la prostatectomía, los dolores pélvicos y la disfunción defecatoria.

Prolapso en mujeres en edad fértil

El prolapso de órganos pélvicos no es un problema que aparezca exclusivamente en la madurez. No son pocas las chicas jóvenes que consultan por este motivo. Habitualmente los primeros síntomas de prolapso aparecen tras un embarazo. Lo que genera incertidumbre por el posible empeoramiento del prolapso en caso de una nueva gestación. Y es que debemos prestar especial atención al prolapso en mujeres en edad fértil

prolapsomujeresfertiles/

Existe un prolapsocuando es posible ver alguna de las vísceras pélvicas a través de la vagina. En condiciones normales, estos órganos están correctamente posicionados en la pelvis, sin que sea posible verlos ni palparlos por el hiato vaginal. Pero si el tejido conectivo encargado de mantener las vísceras pélvicas en su posición está dañado, o el suelo pélvico debilitado, es posible que la vejiga, el útero o el recto aparezcan a través de la vagina..

El prolapso en mujeres en edad fértil suele estar relacionado con las secuelas de un embarazo/parto previos, y con la práctica de actividades físicas de carga, de impacto o repetitivas. El prolapso en este sector de la población debe tratarse lo antes posible, por dos motivos: en el periodo fértil de la mujer, existe la posibilidad de un nuevo embarazo que podría empeorar dicho prolapso; y además, se trata en general de mujeres físicamente activas, con riesgo de empeoramiento del prolapso si practican actividades físicas perjudiciales para el suelo pélvico.

Si crees que tienes un prolapso y no descartas un nuevo embarazo, te recomiendo solicitar una valoración médica. Nosotros te ofreceremos las mejores opciones de tratamiento conservador (evitando cirugías). Los prolapsos en fases precoces responden muy bien al tratamiento rehabilitador. Pero si no se hace nada, es muy probable que empeore progresivamente, y entonces sí exista indicación de operar.

Prolapso postparto

El prolapso postparto aparece en más casos de los que sospechamos. El aumento de la carga soportada por el periné durante el embarazo, unido a posibles lesiones del suelo pélvico en el momento del parto, aumentan la probabilidad de aparición de prolapso.

incontinenciaurinariahombres/

Es habitual que tras dar a luz las mujeres centren toda la atención en sus hijos. Lo que a veces impide dar la importancia que merecen los problemas de su propio suelo pélvico en el postparto. Algunas de las mujeres que consultan, lo suelen hacer por patologías como la incontinencia (un problema que inicialmente puede tener más repercusión en el día a día). Pero un elevado porcentaje de las mujeres revisadas en el postparto por distintos motivos, tiene un prolapso que no habían advertido.

¿Es importante un prolapso postparto aunque sea de bajo grado? Sí. El prolapso suele deberse a la coexistencia de dos factores. El primero es un daño o debilidad del suelo pélvico, que hace que las vísceras pélvicas tengan facilidad para asomar por la vagina (en esto consiste el prolapso). Y el otro es una mala distribución de las presiones dirigidas hacia el abdomen durante los esfuerzos.
En el embarazo y el parto suelen producirse ambas situaciones. Y si después el suelo pélvico continúa debilitado y no se realizan los esfuerzos de la forma correcta, será muy probable que el prolapso progrese. Cuanto menor sea el grado de prolapso, existen más posibilidades de que éste mejore con rehabilitación

Por eso es importante diagnosticar de forma precoz el prolapso postparto. En nuestra clínica realizaremos una valoración completa de tu suelo pélvico tras el parto. Es recomendable realizarla incluso aunque no existan síntomas evidentes. Así podremos diagnosticar un posible prolapso postparto en su fase inicial, que nos permitirá tomar medidas lo antes posible.