10 cuidados después del parto natural (1)

Si hace poco que has dado a luz, es normal que vuestro bebé sea ahora tu principal preocupación. Pero quiero contarte 10 cuidados después del parto natural que te gustará conocer. Conseguirás que tu recuperación sea mejor, y antes de lo que imaginabas.

Tras de 9 meses de dulce espera, de ilusión, de ganas de tener en brazos a tu bebé, tal vez te encuentres de forma inesperada con molestias en el periné. O con una tripa que tarda en recuperar el estado previo. Y dolor en el pecho, dificultad para realizar esfuerzos, dolor lumbar o en otras partes de tu cuerpo.

La episiotomía: protagonista de los 10 cuidados después del parto natural

La lesión del suelo pélvico por la episiotomía o por un desgarro espontáneo, suele ser el principal motivo de queja durante los primeros días postparto. El principal objetivo del cuidado de estas heridas es evitar su infección y otras complicaciones como la dehiscencia de la sutura.

1.- La higiene de la episiotomía (lavado y minucioso secado) es fundamental para evitar posibles infecciones. Existen en el mercado distintos geles cicatrizantes muy recomendables para usar en durante el lavado.

2.- Para evitar la dehiscencia de la sutura (es decir, que la herida se abra) es necesario hacer el reposo indicado por el ginecólogo o matrona, evitar posturas que provoquen tensión en la zona suturada, y vigilar la forma de realizar los esfuerzos o hacer deposición (como explicamos más adelante).

Además,  como cualquier otra lesión profunda, la episiotomía o el desgarro suelen provocar molestias o dolor, en ocasiones muy limitante.

3.- La aplicación de frío o calor, según la fase evolutiva, tiene efecto analgésico (alivio del dolor), antiinflamatorio y relajante. En ocasiones puede ser necesario además tomar fármacos que ayuden a controlar este dolor.

Regreso a la normalidad

Durante el puerperio (periodo que se extiende hasta la 6ª semana tras el parto, o “cuarentena”) tienen lugar distintos  procesos dirigidos a que el cuerpo vuelva a una situación similar a la de antes del embarazo. En el aparato reproductor se produce la involución uterina, y el cérvix y la vagina retornan a un estado similar (no igual) al que tenían previamente. Los loquios (sangrado vaginal) y los entuertos se relacionan con esta “vuelta a la normalidad”.

4.- La duración del sangrado es variable. Y el aspecto y cantidad de sangre varía con el paso de los días. Debes usar compresas tocológicas de algodón, que permitan una buena aireación de la zona.

5.- Los entuertos se deben a las contracciones uterinas que permiten la coagulación de los vasos sanguíneos y la disminución del tamaño del útero (éste recupera su tamaño al final del primer mes). Para aliviar estas contracciones dolorosas podrás tomar analgésicos compatibles con la lactancia materna.

Espero que estas sencillas claves te hayan ayudado a resolver algunas de tus dudas. Si aún quieres saber más, no te pierdas el próximo post. Te contaré 5 más de los 10 cuidados después del parto natural que debes conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto