Arándanos e infección de orina

En el post anterior os hablé de las infecciones del tracto urinario. Las más frecuentes son aquéllas que afectan a la vejiga urinaria (cistitis). Éstas son claramente más prevalentes en el sexo femenino. Y no es infrecuente que en algunas de las mujeres afectadas la infección aparezca de forma reiterada (infecciones recurrentes). Por lo que prevenirlas es prioritario. ¿Qué papel tienen los arándanos en la prevención de las cistitis?

Arándanos e infección de orina

Arándanos e infección de orina

Para prevenir las infecciones de orina, en algunos casos se administran pautas de antibiótico previas a determinadas situaciones de riesgo (intervenciones urológicas, relaciones sexuales…). Pero no sería adecuado su uso para prevenir todas las recurrencias. Pues, entre otros inconvenientes, aumentarían las resistencias a los antibióticos y sus efectos adversos

Desde hace décadas se están buscando alternativas para prevenir las infecciones repetidas, pero sin efectos colaterales. Como los probióticos o las vacunas. Los arándanos son uno de los agentes más estudiados y más utilizados hasta el momento para la prevención.

¿Cómo actúan los arándanos?

Para que se produzca la infección de orina, las bacterias deben adherirse a la pared de la vejiga (urotelio), e “invadirla”.

Los arándanos contienen un componente (la Proantocianidina tipo A), que interferiría con la capacidad de las bacterias de acceder a la pared urotelial. Evitando la adhesión de los patógenos a los tejidos del aparato urinario. Por lo que disminuiría las posibilidades de colonización bacteriana y, por tanto, de infección

¿Cualquier arándano? ¿De cualquier forma?

Para conseguir este efecto (evitar la adhesión de las bacterias a la pared vesical), sería necesario ingerir una cantidad de arándanos muy elevada. Y, además, en una alta concentración.

Estudios recientes apuntan a que el zumo de arándanos no tendría apenas efecto protector. Más allá del que pueda tener cualquier líquido ingerido, en cuanto a favorecer la eliminación de las bacterias del tracto urinario. Puesto que con el zumo de arándanos no se consigue la cantidad de principio activo necesario en el aparato urinario.

Para conseguir eficacia del principio activo sería necesaria su administración en preparados que consiguieran altas concentraciones del principio activo en el aparato urinario (como por ejemplo las cápsulas).

Necesarios más estudios

Los estudios realizados hasta la fecha apoyan la eficacia de los arándanos en la prevención de las recurrencias de las infecciones de orina. Pero lo cierto es que aún no se han establecido la dosis, la forma de presentación óptima ni los periodos de tiempo recomendables para conseguir este objetivo.

Por lo que quedan pendientes estudios de calidad para que podamos hacer recomendaciones concretas sobre el uso de los arándanos en la prevención de las infecciones de orina recurrentes.

Fotografía: Henk van der Steege en Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto