Historia clínica tras la prostatectomía, ¿por qué es importante?

¿Te han operado de cáncer de próstata y te ha quedado alguna secuela? ¿Sabes por qué es muy importante la realización de una adecuada historia clínica tras la prostatectomía para poder ayudarte?

Tras una prostatectomía es frecuente la aparición de complicaciones como la incontinencia urinaria o la disfunción eréctil. Aunque es posible que éstas (sobre todo la incontinencia urinaria) mejoren con el paso del tiempo, es aconsejable la valoración precoz por un médico rehabilitador experto en suelo pélvico. Quien podrá determinar las posibilidades de recuperación de ambas secuelas y establecer un programa terapéutico adecuado.

Historia clínica tras la prostatectomía

Para poder valorar la presencia de posibles complicaciones y su severidad, es esencial hacer una buena historia clínica tras la prostatectomía. A través de dicha historia clínica, o anamnesis, podremos conocer la situación clínica del paciente en el presente, recabaremos información sobre los síntomas que el paciente tenía antes de la intervención quirúrgica y escucharemos sus preocupaciones y expectativas.

Es importante realizar una historia clínica detallada

En la historia clínica recogeremos todos los datos relativos al tumor (tipo de tumor, tamaño, grado de afectación, etc) así como la fecha y el tipo de cirugía.

¿Incontinencia o disfunción eréctil?

Así mismo, detallaremos la información relativa a la incontinencia urinaria: cuantía de las pérdidas, tipo y número de absorbentes que el paciente precisa, situaciones en las que se producen los escapes, evolución desde la intervención, etc. Preguntaremos al paciente también sobre la función sexual: si tiene posibilidad de conseguir erecciones o de mantener relaciones sexuales satisfactorias.

También preguntaremos al paciente sobre las funciones urinaria y sexual antes de la cirugía: si presentaba escapes de orina o dificultad para vaciar la vejiga, micciones muy frecuentes o disfunción eréctil .

Objetivos del tratamiento

Es importante recoger esta información, pues si ya existían alteraciones previamente, la recuperación completa es más difícil o poco probable. Lo que condicionará, junto a otros factores, los objetivos de nuestro tratamiento.

El paciente debe saber si con el tratamiento de Rehablitación pretendemos conseguir, por ejemplo, una desaparición completa de las pérdidas; o si hay datos en su historia clínica que nos pueden hacer prever la persistencia de cierto grado de incontinencia.

Expectativas del paciente

Como en todas las áreas de la Rehabilitación, pero quizá en ésta adquiere mayor relevancia, es necesario conocer la repercusión del problema por el que el paciente nos consulta en su calidad de vida. Ya sea la incontinencia urinaria o la disfunción eréctil. Así como sus expectativas de recuperación.

Aunque pueda sorprender a muchas personas, el afrontamiento de este tipo de complicaciones varía mucho entre los pacientes:

Historia clínica tras la prostatectomía
Es esencial escuchar al paciente

Lo habitual es que la incontinencia urinaria limite en gran medida la calidad de vida de todos los pacientes que la sufren. La disfunción eréctil también puede afectar la autoestima de algunos pacientes. Pero debemos tener presente que un porcentaje de pacientes acepta estas posibles secuelas como daño colateral de una cirugía que ha mejorado sus posibilidades de supervivencia.

Es importante consensuar con el paciente en qué aspecto desea mejorar y en qué medida está dispuesto a implicarse en su recuperación. En base a esta información, podremos plantear los objetivos del programa rehabilitador, individualizados para dicho paciente.

Estos objetivos deben ser compartidos y consensuados con el paciente. Y constituyen un paso fundamental para su implicación activa en el proceso de Rehabilitación.  

Fotografías: NordWood Themes, Franco Antonio Giovanella en Usplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto