Neuropatía compresiva del pudendo

La neuropatía compresiva del pudendo, también conocida como síndrome de atrapamiento del nervio pudendo, es una causa de dolor pélvico. Su diagnóstico no es fácil, pues es frecuente que sea confundido con otras entidades clínicas. Se caracteriza por dolor en el área perineal y anal, que puede aparecer acompañado por otros síntomas.

Síndrome del túnel carpiano

Para entender la neuropatía del pudendo voy a hacer un paralelismo con el síndrome del túnel del carpo, conocido por casi todos. Éste consiste en el atrapamiento de otro nervio (el mediano) a su paso por el canal del carpo (en la muñeca). Las personas que han sufrido este problema conocen bien los síntomas: entre otros, aparece dolor (“pinchazos”, “homigueo”, “quemazón”) en una parte de la palma de la mano (del primer al cuarto dedo), así como debilidad en los músculos dependientes de este nervio (disfunción).

Neuropatía COMPRESIVA

Estos síntomas sensitivos (dolor) y motores (debilidad) se deben a que el nervio afectado está comprimido en algún punto de su recorrido. Podemos imaginarnos el nervio como un cable. Cuando el cable está comprimido, doblado o deteriorado, puede dejar de conducir la corriente. O conducirla de forma aberrante.

Con el tejido nervioso sucede algo parecido. A través del nervio se transmite, en una dirección, información sensitiva (nos aporta datos sobre la posición, temperatura, etc.). Y en la dirección opuesta, información motora (la que envía la orden desde el cerebro a la mano, por ejemplo, para que sostenga el móvil). Si este flujo se interrumpe por cualquier causa, comenzarán a aparecer síntomas: motores (por ejemplo debilidad) o sensitivos (percepción distinta a la real o dolor).

Neuropatía compresiva del pudendo

El nervio pudendo realiza un recorrido tortuoso desde su salida hasta que sus ramos alcanzan las diversas estructuras. Estructuras como la piel, la musculatura del suelo pélvico o la vejiga urinaria. No es difícil que a lo largo de este sinuoso recorrido sufra algún tipo de compresión o lesión.

Cuando esto sucede, aparecen en su área de inervación (la zona perineal y anal) los problemas anteriormente descritos. El más típico es el dolor, generalmente de características neuropáticas; es decir, dolor en forma de “pinchazos”, “corrientes”, etc. Este dolor típicamente empeora en la posición de sentado – sobre todo si es en una superficie dura (como el taburete que vemos en la fotografía). Y se alivia al sentarse en el WC. El dolor puede acompañarse de otros síntomas como la incontinencia urinaria, problemas defecatorios o disfunción sexual. Síntomas, todos ellos, muy limitantes y con importante repercusión en la vida diaria de la persona que lo sufre.

En próximas entradas os explicaré detenidamente por qué se produce la neuropatía compresiva del pudendo, cuáles son sus síntomas y qué opciones de tratamiento existen.

Fotografía: Rusland Bardash en Unsplash

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto