Después del parto

Hoy quiero contar mi experiencia en la revisión de mis pacientes después del parto. Me refiero a mis pacientes conocidas. Con las que previamente había trabajado durante el embarazo y preparado el momento de dar a luz. Que unas semanas después del parto, vuelven conmigo a retomar el tratamiento.

Durante el embarazo

Los cambios más evidentes durante el embarazo son obviamente los derivados del aumento del volumen de la tripa por el crecimiento del bebé (y todo lo que le acompaña) dentro del útero. Esto provoca la distensión de la pared abdominal y también la distensión de toda la zona perineal (el suelo pélvico).

Esta distensión de la musculatura y resto de tejidos puede provocar incontinencia urinaria de esfuerzo (también la incontinencia fecal), prolapso de órganos pélvicos y diástasis de rectos abdominales. Por esto, en la rehabilitación durante el embarazo mis objetivos son realizar una corrección postural, potenciar al máximo la musculatura profunda (excepto el suelo pélvico) e identificar y aprender a relajar la zona perineal. Y de esta forma conseguir que los cambios propios del embarazo tengan las mínimas consecuencias negativas; que la madre puede colaborar activamente para conseguir un parto lo menos lesivo posible; y que la recuperación postparto sea fácil y permita a la nueva mamá disfrutar de lo que lleva meses esperando.

después del parto

Satisfacción

El motivo de dedicar la entrada de hoy a este tema es la satisfacción que he sentido al revisar a varias de mis pacientes que han dado a luz recientemente. Y ver que el trabajo que habíamos hecho durante los meses anteriores ha merecido la pena, y mucho. No pretendo entrar en detalle en ninguna de sus historias. Y soy consciente de que tampoco puedo sacar conclusiones de un pequeño grupo de cinco pacientes. Pero sí quiero compartir con vosotros los buenos resultados que la rehabilitación durante la gestación puede ayudar a conseguir.

Ninguna de mis pacientes me contó problemas serios de incontinencia urinaria (hubo un caso de incontinencia leve inicial que evolucionó bien a corto plazo). En cuanto a los prolapsos, dos pacientes tuvieron un prolapso grado I (leve); ambas han reanudado la rehabilitación para revertirlo. Y hay un caso de diástasis de rectos, en el que también estamos trabajando.

Después del parto

Hacer rehabilitación de suelo pélvico durante la gestación no asegura que éste quede indemne tras el parto. Existen muchos factores en el momento del parto sobre los que no podemos actuar (duración del periodo de dilatación y del expulsivo, peso del bebé, maniobras intempestivas, necesidad de instrumentación…). Pero no cabe duda de que potenciar el transverso abdominal durante el embarazo, conseguir una estática postural adecuada y aprender a relajar el suelo pélvico supone una gran ayuda para que todo evolucione de la forma más satisfactoria posible. Y además contribuye a que la recuperación postparto (abdominal y perineal) sea más fácil y rápida.

Sin duda, la mejor forma de evitar las secuelas que pueden aparecer después del parto vaginal, es hacer una preparación progresiva del cuerpo durante los meses de embarazo (se puede empezar incluso antes).

Fotografía: Annie Theby en Unsplash

Comments

  1. Seguro que tus pacientes están super contentas y les es de gran ayuda. Aunque se pretende dar toda la información y ayuda posible, creo que aun hay muchos temas del embarazo y postparto que no acaban de llegarnos, y profesionales como tu hacen posible superar situaciones que no son anda fáciles.
    Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto