¿Son útiles dispositivos como el INTIMINA KegelSmart?

INTIMINA KegelSmart
INTIMINA KegelSmart

A menudo me preguntan amigas o pacientes si son útiles dispositivos como el INTIMINA KegelSmart, o similares, para la recuperación postparto o en la rehabilitación de problemas de suelo pélvico como la incontinencia urinaria o los prolapsos de órganos pélvicos.

Haciendo un símil, podríamos comparar esa pregunta con esta:

¿Es útil la insulina para tratar mi diabetes?

Todos los médicos contestaríamos que depende.

Hay distintos tipos de diabetes y diferentes tratamientos, que varían, no sólo en función del tipo de diabetes, sino también en función de las características de cada individuo.  El tipo de insulina, sus dosis y su momento de administración deben ser individualizados en cada uno de los pacientes diabéticos. Será necesario hacer también modificaciones en la dieta y en el estilo de vida.  Por tanto, la insulina, adecuadamente pautada y junto con otras medidas, puede salvar la vida a una persona; pero su uso inadecuado puede conllevar  la aparición de complicaciones.

Son utiles dispositivos como el Intimina KegelSmart
elvie – ejercitador de suelo pélvico

¿Son útiles dispositivos como el INTIMINA KegelSmart o similares?

Tras este ejemplo, entendiendo que no todo vale para todos, la respuesta a esta pregunta también sería “depende”.

En esta entrada voy a explicar los motivos por los que estos ejercitadores de la musculatura del suelo pélvico pueden ser de utilidad; pero también expondré por qué yo no los recomendaría nunca como tratamiento inicial ni como única opción.

A favor de los ejercitadores de la musculatura de suelo pélvico

Enumero a continuación algunos de los argumentos a favor del uso de estos dispositivos:

  1. La comodidad de horarios y que no requiera desplazamientos. Con estos ejercitadores puedes trabajar desde casa, en el horario que mejor se adapte a tu ritmo de vida,
  2. Preserva la intimidad, pues no es necesario que intervenga otra persona. A algunas pacientes les incomodan  las exploraciones o tratamientos en los que es necesario explorar la zona íntima.
  3. La mayoría de los dispositivos son de uso sencillo e intuitivo. De manera que prácticamente cualquier persona con nociones básicas de tecnología podría utilizarlos sin dificultad.
  4. Muchos de ellos se pueden programar, de manera que es posible establecer en el propio Smartphone un aviso que recuerde el momento de hacer los ejercicios.
  5. Es económico: el coste de un dispositivo puede ser incluso menor a una consulta médica de Rehabilitación de Suelo Pélvico. Y además con la posibilidad de hacer sesiones ilimitadas. Una vez adquirido el dispositivo, éste puede ser utilizado a diario, o con la regularidad que cada paciente desee, sin el coste adicional de las sesiones presenciales.

Durante mis años de experiencia

valorando tanto a mujeres sanas como a pacientes con problemas de suelo pélvico, he comprobado que:

A muchas de ellas les falta conciencia perineal. Es  decir, no son capaces de identificar o activar la musculatura del suelo pélvico.

Cuando estas pacientes intentan activar activar el suelo pélvico (hacer un ejercicio de Kegel), suelen contraer los glúteos, los aductores (la cara interna de los muslos) o el abdomen, pero no los músculos del suelo de la pelvis.

En algunos casos no son capaces de contraer la musculatura del suelo pélvico, no ya por falta de conciencia, sino por franca debilidad muscular

Entre otras causas, puede ser debido a lesiones musculares o nerviosas

Algunas pacientes realizan lo que denominamos “Inversión de la orden perineal

Algunas mujeres, al solicitarles una contracción del suelo pélvico, realizan justo lo contrario, empujan en lugar de conseguir un cierre de los esfínteres uretral/anal o de la vagina.

Un porcentaje reducido de pacientes realizan desde el inicio una contracción correcta del suelo pélvico,

con un adecuado patrón respiratorio, una postura adecuada y una correcta activación de la musculatura abdominal.

Lo anterior es una simplificación de las diferentes situaciones que podemos encontrar en la consulta, pero es una clasificación práctica para entender si son útiles dispositivos como el INTIMINA KegelSmart o similares.

¿Qué sucedería una si recomendamos un ejercitador a todas las mujeres?

En el mejor de los casos, en el último supuesto de los cuatro anteriormente expuestos, la paciente podría conseguir mejorar el tono y la fuerza de su musculatura, y conseguir mejorar su salud pélvica.

Pero lo habitual es que, al menos en la primera valoración, todas las mujeres necesitan una serie de pautas para mejorar su forma de hacer los ejercicios. Algunas lo aprenden rápido. Pero otras pacientes necesitan supervisión hasta conseguir una ejecución correcta de los ejercicios.

El problema al recomendar un ejercitador a una paciente que no es capaz de hacer los ejercicios de forma correcta, no es sólo que no resulte eficaz, sino que podría incluso ser contraproducente.

Además, volviendo al símil de los fármacos antidiabéticos, no todas las pacientes deben utilizarlo de la misma manera. Por ejemplo, para algunas mujeres será suficiente hacer los ejercicios una vez al día, en posición de bipedestación (de pie); mientras que otras pacientes se beneficiarán de hacerlos 2 o 3 veces al día, tumbadas en la cama.

Por otro lado, algo muy importante, es que la Rehabilitación de Suelo Pélvico no son solo ejercicios de Kegel. Más allá de estos famosos ejercicios, hay muchas otras cosas que puedes hacer por tu suelo pélvico, puedes leerlas aquí.

Entonces, ¿son útiles  dispositivos como el INTIMINA KegelSmart?

Considero que, bien utilizados, estos ejercitadores pueden ser una herramienta útil en el proceso de Rehabilitación de Suelo Pélvico. Pero siempre tras haber pasado por unas manos expertas que garanticen la correcta realización de los ejercicios y que asesoren sobre qué tipo de dispositivo es el más recomendable y cuál es la mejor forma de utilizarlo. Un médico rehabilitador especialista en suelo pélvico podrá darte todas las indicaciones que necesitas.

Comenzar a utilizar ejercitadores de suelo pélvico por elección propia o por recomendación de alguien sin formación adecuada, sería comparable a decidir nosotros mismos qué fármaco y qué dosis preferimos para (auto)tratarnos cualquier enfermedad.  

Comments

Contacto