Incontinencia urinaria masculina

La incontinencia urinaria se define como cualquier pérdida involuntaria de orina. Habitualmente la relacionamos con la mujer, pues es una patología que presenta mayor incidencia en el sexo femenino. Pero no en exclusiva. La incontinencia urinaria masculina es un problema de salud cada vez más frecuente. En un porcentaje significativo de los casos relacionada con el tratamiento de la patología prostática (tumores).

Como vimos en una entrada previa, la incontinencia urinaria puede ser de esfuerzo,  si las pérdidas se asocian claramente a la realización de gestos como reírse, correr o saltar. O de urgencia, si la pérdida viene precedida por un deseo repentino e imperioso de vaciar la vejiga; en ocasiones este deseo se relaciona oír correr agua, abrir las llaves al entrar en casa o el frío.

Algunos estudios indican que la repercusión sobre la calidad de vida y la afectación emocional por la incontinencia urinaria es mayor en hombres que en mujeres. Aunque paradójicamente, ellos buscan ayuda con menos frecuencia. En varones jóvenes, la incontinencia puede interferir en la vida de pareja, o en las esferas social y laboral. Y en ancianos, puede agravar las consecuencias de otras enfermedades  y aumentar el riesgo de institucionalización (vivir en una residencia).

Causas de incontinencia urinaria masculina

La mayoría de los casos de pérdidas de orina en los hombres se relacionan con el tratamiento de la patología prostática, pero existen otras causas. En este post sólo las voy a mencionar, pues las explicaré con detalle en próximas entradas. Los motivos más frecuentes de incontinencia urinaria masculina son la vejiga hiperactiva, el goteo postmiccional, la vejiga neurógena, la incontinencia funcional y la provocada por fármacos.

Aunque los síntomas pueden ser similares en todas ellas (pérdidas de orina), es importante determinar en cada caso el origen de la misma. Pues el manejo será diferente. Por eso, cualquier caso de incontinencia urinaria requiere un estudio médico completo (urólogo).

Prostatectomía

La próstata es una glándula del aparato reproductor masculino situada por debajo de la vejiga y delante del recto. Cuando asienta un tumor en esta glándula puede ser necesario resecar una parte o la totalidad de la misma (prostatectomía parcial o radical) o eliminar el tejido afectado mediante radioterapia.

Ambos procedimientos conllevan riesgo de afectar la continencia, por distintos mecanismos. Tras la cirugía, habitualmente se produce incontinencia de esfuerzo. La radioterapia se relaciona más con la incontinencia de urgencia. En cualquier caso, es muy frecuente que inicialmente la incontinencia sea severa y que progresivamente se modere.

Cómo tratar la incontinencia urinaria masculina

Los siguientes son cambios en los hábitos de vida, recomendaciones comunes a casi todos los casos de incontinencia:

  • Se debe controlar la ingesta de líquido y repartirlo de forma razonable a lo largo del día. Es importante no dejar de beber por miedo a tener pérdidas; pero tampoco se debe beber en exceso. Varía dependiendo de factores personales, de la actividad física y de las condiciones ambientales, pero se debe beber en torno a dos litros de líquido al día.
  • Para evitar las pérdidas nocturnas abundantes es recomendable suspender o minimizar la ingesta de líquidos dos o tres horas antes de acostarse.
  • Es recomendable evitar sustancias irritantes de la vejiga como el alcohol, la cafeína o las comidas picantes.
  • Vaciar la vejiga con regularidad (aún sin tener ganas) ayuda a evitar escapes. Esto puede resultar útil en fases iniciales, hasta que otras medidas vayan surtiendo efecto.
  • La pérdida de peso por sí sola mejora la incontinencia urinaria (puedes leer más aquí).
  • Determinados fármacos agravan los problemas de incontinencia por lo que se deberán retirar los fármacos que puedan provocarla.

En próximas entradas os iré detallando las particularidades de cada tipo de incontinencia. Así como las singularidades de su manejo.

Fotografía: Javier Molina on unsplash.com

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto