Dolor pélvico en hombres

Igual que sucede en el caso de la incontinencia urinaria, el dolor en el área pélvica tiende a relacionarse más con el sexo femenino. Pero el porcentaje de varones con diagnóstico de dolor pélvico es muy elevado (entre un 8 y un 10%). Y es seguro que lo padece un sector más amplio  de la población, pues muchos varones no consultan a su médico por desconocimiento o por considerarlo un tema tabú.

Otros, por esos mismos motivos, consultan pero lo hacen tarde. Lo que puede provocar un agravamiento del cuadro y que éste progrese hacia un dolor pélvico crónico. Un cuadro, en ocasiones, difícil de manejar.

 

¿A qué se debe el dolor pélvico en hombres?

En algunos pacientes, la causa del dolor en el área pélvica se objetiva claramente. Eso permite ofrecer un tratamiento dirigido, y casi siempre eficaz cuando el diagnóstico es acertado. Es el caso, por ejemplo, de las prostatitis bacterianas. Imaginemos un varón que consulta por dolor en el área perineal. Su tacto rectal muestra una glándula aumentada de tamaño, y en el cultivo se aíslan determinadas bacterias. Todo apunta a que la causa de su dolor es una prostatitis bacteriana. Y lo más probable es que responda bien al antibiótico específico.

Otra posible causa de dolor pélvico en hombres (y mujeres) es el  atrapamiento del nervio pudendo. Esta es una patología, en ocasiones de difícil diagnóstico y tratamiento.

‘Usted no tiene nada’

Con elevada frecuencia, en algunos pacientes que consultan por dolor, no se encuentra ningún hallazgo en la historia clínica, exploración física (urológica o proctológica) o pruebas complementarias, que justifique su dolor. Es decir, no hay ninguna causa demostrable que explique el dolor que está sufriendo el paciente.

“Todas las pruebas son normales.

Usted no tiene nada.”

Pero al paciente de verdad le duele. Aunque todas las pruebas sean normales. Aunque sus médicos no encuentren una causa que explique su dolor. Al paciente le duele. Y necesita un tratamiento.

Dolor miofascial del suelo pélvico

En la mayor parte de los casos en los que el paciente siente dolor en el área pélvica y se han descartado de forma razonable patologías por parte de los especialistas indicados (urólogo, proctólogo…), el “problema” reside en el músculo y las estructuras que lo rodean (el tejido conectivo o fascias). Es lo que se conoce como dolor miofascial [mio > músculo + fascia > cubierta].

El dolor miofascial consiste en la existencia de una zona dolorosa relacionada con un punto gatillo. Este punto gatillo es una zona especialmente sensible del músculo, generalmente localizada en una banda tensa, que provoca un dolor en un área característica. En los casos de dolor pélvico, este punto gatillo (coloquialmente conocido como “contractura” o “nudo”) puede localizarse en cualquiera de los músculos que constituyen el suelo pélvico, en zonas vecinas o incluso en áreas lejanas.

Haciendo un paralelismo con otras partes del cuerpo (aunque sea una excesiva simplificación), podríamos decir que el mecanismo de este dolor es similar al de una contractura cervical. Es un dolor que a menudo aparece sin una causa aparente. Que provoca un dolor localizado, pero en ocasiones también irradiado a otras zonas (cercanas o lejanas) y que si no se trata, puede llegar a cronificar.

Consulta

La buena noticia es que estos cuadros dolorosos del suelo pélvico se pueden tratar, con buena respuesta. Como he dicho, el primer paso es la valoración por el especialista correspondiente, para diagnosticar y tratar la patología cuando sea posible. Si todas las pruebas son normales o si a pesar de haber realizado el tratamiento indicado el dolor persiste, debes consultar a un médico especialista en Rehabilitación, experto en patología músculo-esquelética. Lo más probable es que sea necesario combinar tratamiento farmacológico, cambios en el estilo de vida, tratamiento manual así como estiramientos y otros ejercicios.

En próximas entradas describiré con detalle los diversos tipos de dolor pélvico en varones, así como las claves de su manejo.

Fotografía: Larm Rmah enUnsplash

Comments

  1. Quisiera mas informacion al respecto del dolor pelviano y su tratamiento en varones.Muy interesante este articulo.Un sobrino joven la padece y sifre mucho .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto