Rutina de ejercicios de kegel para hombres

 

Ya hemos hablado en entradas anteriores sobre si las mujeres debemos hacer ejercicios de Kegel para asegurarnos una buena salud pélvica. Pero, ¿qué  sabemos de los ejercicios de Kegel para hombres? ¿Son necesarios? ¿Los deben hacer de la misma forma que las mujeres?

Ejercicios de Kegel para hombres

A pesar de las evidentes diferencias en el periné entre hombres y mujeres, la disposición anatómica de la musculatura del suelo pélvico es análoga en ambos sexos. Al igual que en la mujer, el músculo elevador del ano se inserta en el pubis (la parte más anterior de la pelvis, debajo del ombligo) y se dirige hacia el sacro (la parte posterior, en la zona glútea). Formando una especie de herradura que rodea los esfínteres uretral y anal (y la vagina en las mujeres).

Por tanto, no existen diferencias entre ambos a la hora de hacer una contracción de suelo pélvico (ejercicio de kegel). Y para su aprendizaje, daremos al paciente la misma orden que a las mujeres: cortar el chorro de la orina o evitar la expulsión de gases. Aunque es importante insistir de nuevo en que no se debe realizar como ejercicio habitual el gesto de cortar el chorro de pis (“pipi stop”), pues puede alterar la coordinación normal de la micción y provocar infecciones de orina.

Tacto rectal

La diferencia principal en los ejercicios de kegel para hombres es la manera de comprobar su correcta realización. Para instruir a las mujeres sobre cómo hacer estos ejercicios, se realiza un tacto vaginal con el objetivo de palpar los músculos del suelo pélvico. En el caso de los varones, la forma de acceder a dicha musculatura es mediante un tacto rectal. Se podría hacer de la mima forma en las mujeres, pero habitualmente resulta menos incómodo el tacto vaginal.

El resto de indicaciones son comunes: no se deben contraer músculos parásitos (como los glúteos, los abdominales o los de la cara interna de los muslos), pues esto provoca una menor eficacia de la contracción, y en algunos casos puede ser perjudicial para el suelo pélvico. Deben hacerse siempre en coordinación con la respiración. Y se respetará la intensidad y el número de repeticiones de las contracciones que necesite cada persona (y su musculatura).

El core

En el caso del sexo femenino hacemos siempre hincapié en la importancia de fortalecer la musculatura profunda abdominal y lumbar como parte  de la rehabilitación del suelo pélvico. En los varones también debemos comenzar la reeducación por el transverso abdominal. Es cierto que al carecer de vagina (que implica la existencia de una zona de “debilidad” en el suelo pélvico), una incorrecta distribución de las presiones no tiene consecuencias tan importantes como en el caso de la mujer (prolapsos e incontinencia urinaria). Pero aun así, es importante que desde el inicio los ejercicios se realicen correctamente. Hacerlos bien contribuirá a mejorar la salud pélvica, y también a prevenir problemas como las hernias inguinales o las lumbalgias.

¿Quién debe hacerlos?

La principal indicación de los ejercicios de kegel para hombres es la incontinencia urinaria. También están indicados en caso de incontinencia fecal.

La principal causa de incontinencia de orina en el varón es el tratamiento del cáncer de próstata. Que puede requerir cirugía (prostatectomía parcial o radical) y/o radioterapia. Ambas modalidades de tratamiento, especialmente la cirugía, pueden dejar como secuela el daño de distintas estructuras encargadas de la continencia. En un elevado porcentaje de casos, estas secuelas mejoran con el fortalecimiento de la musculatura dentro de un programa de rehabilitación..

La incontinencia puede deberse también a vejiga hiperactiva. En estos casos el abordaje es más complejo, pero en ocasiones es necesario hacer ejercicios de kegel.

Las causas de la incontinencia fecal son muy variadas, como puedes ver aquí. En muchos des esos casos, también será necesario realizar las contracciones de kegel.

Mejora el placer

El principal objetivo de los ejercicios de kegel para hombres consiste en mejorar, de forma directa o indirecta, el tono de la musculatura del suelo pélvico.

El fortalecimiento de esta musculatura puede contribuir, además, a mejorar la erección y a obtener orgasmos más intensos. Esto es debido a que los músculos encargados de la erección y la eyaculación (isquiocavernoso, bulboesponjoso) son parte de la musculatura del suelo pélvico. Por lo que, al realizar una rutina de ejercicios, se tonifican y mejorará su función.

Por tanto, los ejercicios de kegel no son sólo cosa de mujeres. Lo deben hacer todos los hombres que lo necesiten y aquellos que deseen mejorar la fuerza de su musculatura perineal. En cualquiera de los casos, lo más adecuado es ponerse en manos de un especialista en suelo pélvico para aprender a realizarlos correctamente y conocer qué rutina de ejercicios es la idónea.

Comments

  1. Buenas…esta genial tu articulo, es justo lo que estaba buscando..

    me ayudo mucho para entender un poco más en internet,
    sigue de la misma forma :).

    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto